(IStock)
(IStock)

El informe PISA, en el cual la OCDE evalúa cada tres años los rendimientos alcanzados en ciencias, lectura y matemáticas por jóvenes de 15 años en 72 países y economías participantes, distinguió a los sistemas educativos más exitosos y entre los cuales se distinguen varias claves en común que podrían ser puestas en práctica por otros estados del mundo.

Tras la primera edición en el año 2000 del informe PISA, “todo el mundo viajó a Finlandia. Ahora habrá que viajar a Singapur para ver cómo lo hacen”, resumió Gabriela Ramos, directora del gabinete de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

En contraparte, todos los países latinoamericanos que participaron en la evaluación obtuvieron, al igual que Pisa 2012, resultados inferiores a la media. En ese sentido, la cadena BBC realizó un resumen con las características en común de los países que se instalaron en los primeros puestos.

1. Asia Oriental, la región más exitosa
Singapur dominó la prueba, pero varios vecinos lo acompañaron en la cima. Seguido por Japón, también destacaron Taiwán, la región china de Macao, Hong Kong, China, Vietnam, Corea del Sur. Entre ellos, solo aparecen tres naciones de otras latitudes: Estonia, Finlandia y Canadá.

La educación singapurense es la mejor del mundo, según PISA

La educación singapurense es la mejor del mundo, según PISA

2. Orden estricto
La BBC tilda de “conformismo” la notoria obediencia de los alumnos de estos países, al señalar que varios de los gobierno de los estados destacados son unipartidarios y sin oposición.

3. ¿Los recursos naturales, una maldición?
Según este fenómeno, los recursos naturales crean una dependencia en los países abundantes en ellos que podría marcar una tendencia hacia los malos resultados en educación. Por su parte, los países sin yacimientos de hidrocarburos u otras fuentes de ingreso necesitarían apostar a la propia inteligencia de sus habitantes para salir adelante.

4. Los profesores, un factor determinante
La calidad del sistema educativo va de la mano de la calidad de los docentes, según demostraría el ránking PISA. “En prácticamente todos los sistemas educativos, los estudiantes obtienen mejores resultados en ciencias cuando afirman que sus profesores les ‘explican las ideas científicas’, ‘debaten sus preguntas’ o ‘demuestran una idea’ con más frecuencia”, concluye el informe de la organización.

(IStock)

(IStock)

5. La “juventud” del país
Aunque la cultura puede ser milenaria, varios de los estados destacados son relativamente jóvenes o vieron remarcadas sus fronteras recientemente. Finlandia, Corea del Sur o Singapur, por ejemplo, son naciones con menos de un siglo de vida.

6. Un vecino “gigante”, una motivación
Los países mejor ubicados suelen tener un vecino de notoria importancia que brilla con luz propia. La BBC resalta que estar a la sombra de China o el bloque soviético permite una competencia saludable.

7. No es una carrera de caballos
El sistema occidental parecería premiar a los alumnos que cruzan de forma sobresaliente la meta. Sin embargo, eso no es lo que busca la prueba, ni los sistemas educativos asiáticos. En su lugar, el objetivo es que todos crucen la meta, desde los más ricos hasta los más pobres, para garantizar una línea básica de formación en el país.

El Estado de Singapur destina el 20% de su presupuesto en educación

El Estado de Singapur destina el 20% de su presupuesto en educación

8. Copiar no es malo
Aunque el progreso puede ir de la mano con la innovación, imitar modelos exitosos no tiene nada de malo. Por el contrario, “muchos de los países con alto rendimiento no tienen ningún problema en usar las mejores ideas de otros y usarlas para sus escuelas”, destaca la BBC.

9. Pensar en largo plazo
Aunque las exigencias sean constantes y la sociedad demande los resultados para ayer, los cambios en los sistemas nacionales no se reflejan de la noche a la mañana y pueden tardar hasta una década en impactar en la sociedad, un plazo que no va de la mano con los recambios frecuentes en los ministerios de Educación, que incluso pueden ser removidos más de una vez en un mandato presidencial.

(IStock)

(IStock)

10. ¿La culpa es de todos?
Al ser una política de largo plazo, los ministros pueden caer en la tentación de vanagloriarse de cualquier resultado a la vista, y culpar a todos su predecesores por los fracasos. Incluso, la evaluación demuestra que el entorno familiar del alumno influye en su aprendizaje, por lo que es toda la sociedad la que debe acompañar la mejora del sistema.

INFOBAE

PEDROVISION NOTICIAS. TODAS LAS NOTICIAS EN UN SÓLO LUGAR….

RECUERDA QUE Más que un medio noticioso somos un socializador de Información.

Si te gustó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook y Twitter comparte con tus amigos nuestras noticias también