LA NOTA CHAPINA: Se pierde crédito por Q1 mil 100 millones para educación

 

Una operación de  crédito por US$150 millones —Q1 mil cien millones— con el Banco Interamericano de Desarrollo  (BID)  está en riesgo de perderse, según   autoridades del Ministerio de Finanzas (Minfin).

El próximo lunes caduca plazo para aprobación del Congreso de un préstamo del BID por US$150 millones para mejorar cobertura. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El próximo lunes caduca plazo para aprobación del Congreso de un préstamo del BID por US$150 millones para mejorar cobertura. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El destino del préstamo  es  el programa de mejoramiento y cobertura educativa para el Ministerio de Educación  (Mineduc). La fecha límite para la suscripción  es el próximo 11 de diciembre.

El expediente para su aprobación  no  fue conocido por el Congreso este año en el plazo respectivo y podría  convertirse en el segundo tramo crediticio que se perdería   durante  este ejercicio fiscal.

En el primer semestre del año, el Estado perdió  una línea de US$55 millones —Q470 millones—  para el programa de Electrificación Rural (PER II) que pretendía ampliar la cobertura eléctrica, sobre todo en áreas rurales. Era la segunda prórroga que  había dado el BID al país.

El monto total de la cartera de  préstamos es de US$1 mil 344 millones —Q9 mil 864 millones—,  y buena parte de los expedientes   ya se encuentra en el Legislativo. Por tratarse de deuda pública, el Congreso  es el facultado para aprobar ese crédito, según la ley.

Sin respuesta oficial

Rosa María Ortega,  directora de Crédito Público del Minfin, informó que  hace algunas semanas se envió al BID una solicitud de prórroga  del crédito con el Mineduc  —US$150 millones—, por acercarse la fecha de vencimiento, pero que hasta el momento —martes último— no se tenía  respuesta oficial.

“No tenemos aún la posición, si se va a dar la prórroga para que el Legislativo  pueda ingresarlo a conocer  este o el siguiente, o si se vence en el tiempo que estaba programado”, aseguró la funcionaria de Finanzas.  Ayer, fuentes del BID en Guatemala afirmaron  que no se va a dar  prórroga a la solicitud.

“Acerca del préstamo GU-L 1087, ya no hay posibilidad de dar extensión”,  informó   ese organismo. Se explicó que “tal y como sucedió en marzo de este año, cuando el país perdió un préstamo del BID   de Q470 millones para el programa de electrificación rural y, como consecuencia, se vieron afectadas varias poblaciones  al no poderse ampliar la cobertura de energía, muchas de ellas aún no cuentan con este servicio”, se expuso.

lo Qué se dejará de hacer

En el caso del préstamo  con el Mineduc,   los beneficios que dejarán de obtenerse serán  la oferta escolar y  la calidad  educativa.

“El programa aborda dos grandes líneas de acción: mejora de la oferta física escolar —cobertura en preprimaria y calidad de las aulas en primaria— y mejor aprendizaje de los estudiantes de primaria, a partir de una calidad superior en la formación terciaria de los docentes. En su conjunto, 701 mil 250 niños de preprimaria y primaria se beneficiarían”, fue la postura del BID.

En el primer eje  está  el acceso a la educación preprimaria, con  30 mil  cupos que hubieran estado disponibles para ampliar la cobertura para niños y niñas, de 5 y 6 años de edad, respectivamente, lo que hubiera permitido  incrementar  la cobertura nacional del 45.6% al 49.1% en cinco años.

Del total, el 20% se destinaba a apoyar el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte. También  se tenía  contemplado reparar unas tres mil escuelas de preprimaria   —9% del total de escuelas oficiales—, que beneficiarían a una población de   450 mil  estudiantes.

El segundo eje,  con la Formación Inicial Docente, que incluía a  nueve mil  maestros que  participarían  en  capacitación en el nivel terciario, lo cual beneficiaría a unos  135 mil infantes. En  formación de servicios, unos tres mil  docentes se capacitarían  en el Programa Académico de Desarrollo Profesional Docente, que beneficiaría a unos 116 mil 250 niños de preprimaria con acceso a útiles y textos escolares.

El ministro de Educación, Óscar Hugo López, confirmó que  es consciente de la situación del préstamo y lamentó que es “muy probable que  el BID cierre esa oportunidad para el país”.

En todo caso, si ese es  el resultado, se tendrá que volver a tramitar  otra solicitud del préstamo, que empezaría desde cero y  representaría un atraso de hasta tres años.

Julio Héctor Estrada, ministro de Finanzas, manifestó que es necesario que  se comprendan los objetivos de los préstamos, porque se podrían invertir en los siguientes cinco años.

PRENSA LIBRE