LA NOTA CHAPINA: Alejandra Reyes: Byron Lima modificó escena del crimen de Gerardi

El hijo del expresidente “tiene que ver con la muerte” del coordinador del Remhi, según una de las últimas conversaciones que el Capitán tuvo con su pareja, Reyes.

El 5 de octubre pasado el MP y la CICIG presentaron el caso denominado Caja de Pandora, Arzú escuchó de frente los señalamientos en su contra.Por: Evelyn Boche elPeriódico

Dos meses antes de ser asesinado, Byron Lima Oliva le confió a su pareja, Alejandra Reyes, un dato del pasado que aún la deja sin aliento. Así se evidenció durante la declaración como anticipo de prueba que brindó el 4 de octubre pasado.

En el marco del caso Caja de Pandora –el MP y la CICIG sostienen que Lima Oliva proveyó artículos de campaña para el partido Unionista, que se pagaron con fondos municipales– Alejandra Reyes describió el vínculo entre Álvaro Arzú y el capitán. La historia se remonta a abril de 1996, cuando Arzú era presidente y Lima Oliva, su edecán.

“Byron me contaba que la lealtad hacia Arzú había comenzado con el caso del lechero, porque él le había salvado la vida a la Primera Dama en ese tiempo, porque Arzú era presidente y que, por ese caso, también había estado Obdulio Villanueva, que a él lo mataron, lo decapitaron en el 2003 cuando fue el motín del Preventivo de la zona 18”, indicó Reyes a la titular del juzgado, Erika Aifán.

El otro nexo tiene que ver con el asesinato del obispo Juan Gerardi, en abril de 1998, un tema que consterna a Reyes.

“Byron siempre me decía que él era leal a Arzú y que… eso me da un poco de cosa contarlo –se le quiebra la voz y toma aire– y que él sí había ido a modificar la escena del crimen porque Arzú lo había mandado, y había entrado con credenciales falsas”, señaló.

Atender la petición presidencial fue –según la conversación que Lima tuvo con su pareja– la máxima expresión de su lealtad hacia Arzú y, al parecer, el capitán consideraba que su gesto no había sido plenamente correspondido.

“Me lo confesó como unos dos meses antes de morir, porque él ya estaba cansado…”, dijo Reyes, entre suspiros, ante la jueza.

“Me acuerdo que estaba llorando y estaba cansadísimo, y me dijo: “Mirá Alejandra, yo estoy harto de entregar tanta lealtad, mirá, al final quien tiene que ver con la muerte de Gerardi, es Arzú, pero es por el hijo (suspira)”.

Aunque no es un tema de alcance municipal, elPeriódico pidió al vocero Carlos Sandoval apoyo para establecer comunicación con el jefe edil, pero hasta el cierre de la edición no se obtuvo respuesta.


La lealtad del capitán Byron Lima Oliva hacia el alcalde Álvaro Arzú Irigoyen, fue uno de los últimos temas que abordó con su pareja Alejandra Reyes, según su declaración judicial.


Un benefactor y más nexos

Precisamente esos hechos unen a los dos personajes, de acuerdo con la conferencia de prensa del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) sobre el caso Pandora.

Frecuentemente, Lima Oliva hacía requerimientos de dinero a Arzú, según se dio a conocer en la conferencia de prensa. Entre estas peticiones, se presentó una carta de enero de 2015, dirigida al seudónimo Señor Oro, en la que le pide Q727 mil para gastos médicos y judiciales.

Lima Oliva firmaba los escritos con el seudónimo Julio –su nombre de guerra, según Alejandra– y los hacía llegar a Arzú mediante personas como Fernando Reyes Palencia y Héctor Cifuentes.

Reyes Palencia es un coronel retirado que, según una versión fiscal, habría verificado la comisión del ataque contra Gerardi desde la tienda de Don Mike, a una cuadra de la iglesia San Sebastián.

En la venta de licores también habría estado Otto Pérez Molina, entonces jefe del Estado Mayor Presidencial; el exjefe de Inteligencia Militar, Byron Lima Estrada (padre de Byron).

Como parte de las pesquisas del caso Gerardi, Reyes Palencia fue citado a declarar en la sede fiscal. El fiscal especial del caso, Jorge García, recuerda que el militar retirado tenía una coartada: había estado en el café Ópera con una mujer, de apellido Toriello, y luego se había ido a dormir.

Reconoció uso de documentos falsos

Lima Oliva y Obdulio Villanueva tenían su propia coartada, por separado, pero en junio de 2001 fueron condenados por la ejecución extrajudicial de Gerardi. El Tribunal Tercero también penalizó a Lima Oliva por uso de documentos falsificados, una circunstancia que Lima Oliva confesó a su pareja.

La sentencia refiere que se acreditó la participación de Lima Oliva y Villanueva, ya que ambos llegaron al lugar de los hechos a bordo de una camioneta Cherokee con vidrios polarizados, según un testigo, que además señaló que lo obligaron a mover el cadáver de la víctima.

El testigo también señaló que Lima y Villanueva filmaron la escena en el garaje de la casa parroquial de San Sebastián, donde quedó tendido el cadáver del obispo, con el cráneo destrozado, la noche del 26 de abril de 2008. Gerardi fue el coordinador del proyecto de Recuperación de la Memoria Histórica (Remhi), que recopila casos de violaciones de derechos humanos durante el conflicto armado, principalmente cometidos por el Ejército.

El sacerdote Mario Orantes, que permanecía en la casa parroquial durante el ataque, fue condenado por complicidad. Ni los autores materiales ni los intelectuales han sido individualizados por la fiscalía especial del caso ni presentados ante la justicia.

El caso Gerardi

La presentación del MP y CICIG sobre el caso Caja de Pandora, refiere que el caso Gerardi “significó una crisis para el gobierno de entonces y, aunque el presidente Álvaro Arzú nombró una comisión para investigar el crimen, negó que el coronel Byron Lima Estrada (padre de Lima Oliva) tuviera relación alguna con el caso y decidió no investigarle”.

19 Años han pasado desde el asesinato de Juan Gerardi, coordinador del proyecto interdiocesano de Recuperación de la Memoria Histórica (Remhi).

“Él sí había ido a modificar la escena del crimen porque Arzú lo había mandado, y había entrado con credenciales falsas”.

Alejandra Reyes,  acerca de una conversación con su pareja, Byron Lima Oliva.

EL PERIÓDICO