Stephany López

Promover la amistad y conexión entre diferentes culturas es el propósito de Nomadic Dreamer, el blog de Sarah Dodd. En este, la norteamericana de 27 años documenta sus aventuras por países como Francia, Alemania, India y, recientemente, esa Guatemala de la que se enamoró. A continuación, comparte detalles de sus trayectos.

Viajera y motivadora ¿Cómo se convirtió en Nomadic Dreamer (soñadora nómada)?

Soy originaria de un pequeño pueblo de Arkansas (EE. UU.), donde solo veían normal estudiar, trabajar y casarse. De niña pasé por situaciones difíciles y tenía muchos sueños, pero temía hacer cosas distintas. Sin embargo, luego de laborar como enfermera decidí cambiar mi vida. Durante año y medio trabajé turnos dobles para solventar mis deudas y en 2013 me mudé a España.

¿Qué la llevó a elegir ese país?

Quería aprender español. Mi plan original era estar ahí por seis meses y después volver a
EE. UU., pero sigo ahí, en Zaragoza. Cuando llegué no conocía a nadie e inicialmente cuidé niños y enseñé inglés.

¿Cuáles son sus recuerdos de esas primeras travesías?

Me aventuré dos años por Europa, acompañada de otras personas, pero luego decidí hacer una locura: viajar sola y enfrentar mis miedos. Estuve en Marruecos y también hice el Camino de Santiago, desde Francia, por 31 días.

¿Cómo define su viaje por Guatemala?

Mi primera experiencia fue en Tikal, Petén, y, aunque he visto muchas ruinas, fue diferente y me dio paz. También estuve en Semuc Champey, el lago de Atitlán, el volcán de Pacaya y Antigua Guatemala. Pude conocer su cultura, productos, vestuario y gastronomía.

DIARIO DE CENTROAMÉRICA

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook y Twitter comparte con tus amigos nuestras noticias también. Todas las publicación que acá se difunden son propiedad intelectual de las fuentes primarias. Pedrovisión Noticias solo las socializa. Para anunciarse con nosotros contactenos a: pedronoticiasredaccion@gmail.com

Y recuerda que: Sin libertad de expresión sencillamente no hay libertad

SIN COMENTARIOS