http://mazidesigns.com/tech/kak-ochistit-brauzer-safari.html как очистить браузер сафари PorJavier Lainfiesta

укладка волос 2016 Esta es la historia de Valeria, una niña que ha luchado por su vida. (Foto: cortesía/Soy502)

тематика стихов высоцкого Valeria lleva dos años y cuatro meses internada en un hospital. La niña ha pasado casi la mitad de su vida conectada a un aparato que le permite respirar, entubada de pies a cabeza y postrada sobre una cama.

мфц южное бутово график работы Su futuro es incierto desde el 25 de marzo de 2015, cuando le colocaron la anestesia que provocó que no pudiera volver a caminar ni hablar, y a comer por medio de una sonda. Ahora sus padres buscan mantenerla con vida y que esta sea lo más digna posible.

Valeria quedó condenada a una cama por una negligencia médica. (Foto: Soy502)

La antesala de la tragedia

http://netsayz.com/leon/instruktsiya-kak-narisovat-tsveti.html инструкция как нарисовать цветы Todo empezó con un examen auditivo.

“ Nosotros notamos que ella se tocaba mucho el oído. Cuando se lo comentamos a su pediatra nos dijo que debíamos hacerle unos exámenes
Jonathan y Jennifer
, padres de Valeria.

http://rincondesinuhe.com/delo/obnovit-karti-na-navigatore-henday-solyaris.html обновить карты на навигаторе хендай солярис El matrimonio llevó a la pequeña a unos exámenes a la Clínica para Oír Mejor. En una de las evaluaciones se requería sedar a la niña, para lo cual se llamó al doctor Raúl Rodríguez Román, anestesiólogo, quien le aseguró a los padres que se trataba de algo de rutina, un tratamiento leve y que no tomaría más de una hora. Les indicó que debían salir de la habitación.

Esta es la última foto de Valeria. Está sentada sobre una camilla minutos antes de que se le practicara el examen. (Foto: Soy502)

образец устава клуба “Nos dijeron que nos la íbamos a llevar caminando como la trajimos”, recuerda Jonathan, padre de la menor.

новости работы в детских садах Antes de retirarse, la madre de Valeria le cantó a la niña: “Tres pececitos se fueron a nadar, el más pequeñito se fue al fondo del mar” y la pequeña reía. Eran las 12 horas.

цитаты бах иоганн Al regreso de los padres, 45 minutos después, ellos notaron que había mucha actividad en la habitación en la cual estaba Valeria. Vieron al anestesiólogo salir pálido y volver a entrar; una enfermera le llevó un tanque de oxígeno y luego suero. Nadie les dio una respuesta. A las 16:00 horas vieron a Rodríguez Román salir del cuarto con la pequeña en brazos. Ella convulsionaba.

Las horas trágicas

отключили мобильный банк сбербанкчто делать Valeria pasó seis horas en un consultorio. No fue hasta que intervino el pediatra de la pequeña que accedieron a trasladarla al hospital. El centro asistencial elegido fue el sanatorio El Pilar.

“ En un informe, realizado por el neurólogo cuando Valeria permanecía en una clínica, se hace constar que la niña sufría convulsiones mioclónicas cada cinco segundos. Estuvo en ese estado por seis horas seguidas antes de ingresar al hospital 
Linda Juárez, abogada de la familia.
El informe del neurólogo sobre el estado de salud de Valeria antes de que fuera trasladada. (Foto: Soy502)

выращивание осетровых в домашних условиях Jonathan y su esposa Jennifer tuvieron el primer diagnóstico de Valeria a las 22:00 horas de ese día. Los doctores le daban una posibilidad del 5% de sobrevivir; pero, si “por un milagro” lo hacía, tendría daño cerebral permanente el resto de su vida.

автобус до клина с водного стадиона расписание La niña sobrevivió. Después de 15 días la inflamación de su cerebro bajó. Cuando Valeria despertó reconoció a sus papás, sonrió, estaba consciente. Pero aquella pequeña que bailaba con las canciones de Hi5 era completamente diferente.

Valeria en el intensivo después de despertar del coma. (Foto: Soy502)

Un cambio radical

http://kerteszetigeparuhaz.hu/leon/chistopol-kazan-raspisanie-gazel.html чистополь казань расписание газель El matrimonio Herrera Flores pasó los cumpleaños tres y cuatro de su hija en el intensivo del hospital.

свадебные статусы красивые La familia estaba acostumbrándose a su nuevo estilo de vida cuando recibieron una notificación de que el 2 de diciembre de 2016 el médico Rodríguez Román pagó la última cuota, pero dejó de hacerlo. Hasta ese mes, canceló más de 3 millones de quetzales; sin embargo, para cuando fueron notificados, la cuenta había sumado 1 millón más.

A esta cantidad ascendía la cuenta de hospital de Valeria. (Foto: Soy502)

http://gstationdiner.com/leon/vipechka-v-domashnih-usloviyah-v-multivarke.html выпечка в домашних условиях в мультиварке Ante la falta de pago por parte del anestesiólogo, el sanatorio ofreció el traslado a hospital público. Sin embargo, la familia logró medidas de protección para menores por parte de una jueza y ordenó una verificación.

Se intentó contactar a Raúl Rodríguez Román, pero el hospital perdió la comunicación con él. En otro centro donde laboraba, ubicado en la zona 11, se indicó que coincidentemente desde esa fecha había dejado de trabajar y que se había declarado insolvente, por lo que todo ingreso recibido sería trasladado para cubrir la deuda. La familia de Valeria tampoco tiene forma de hablar con el anestesiólogo.

Hoy está programada una audiencia con la jueza para conocer las evaluaciones, por lo que podría ordenar el traslado de Valeria a un hospital público.

El hospital Roosevelt fue el único centro de la red nacional que respondió positivamente ante al consulta de la jueza para menores sobre la posibilidad de recibir a Valeria. Sin embargo, los padres de la niña temen por la vida de ella.

El director del Roosevelt, Carlos Soto, resaltó que el centro de salud tienen la responsabilidad de atender a todos los guatemaltecos que ingresen e insistió en que sí hay abastecimiento de todos los medicamentos que necesita la pequeña.

Este oficio del hospital Roosevelt evidencia que el centro asistencial no cuenta con las condiciones para recibir a Valeria. (Foto: Soy502)

La familia también reclama a la empresa Tecniscan por la responsabilidad de esta última, ya que fue en sus instalaciones que se llevó a cabo el examen auditivo. La entidad señaló que Rodríguez Román tan solo solicitó un espacio, pero no hubo autorización por escrito para ello y que se llegó a realizar por una confusión. También resaltaron que no se han hecho cargo de los gastos, a pesar de que la familia insiste en que sí y que el anestesiólogo no laboró directamente con ellos.

Al ser consultado por esta situación, el Departamento de Comunicación del sanatorio El Pilar declaró que “Valeria es una niña muy querida en el centro y que ha recibido toda la atención y medicamentos necesarios para su condición”.

Además, se reservaron la condición de revelar detalles sobre el proceso legal que se desarrolla “debido a la confidencialidad existente en un relación médico-paciente”.

Valeria reacciona, sonríe, reconoce a sus padres y trata de moverse. (Foto: Soy502)

Preparan denuncia penal

Además de la audiencia que está programada para este lunes, la familia denunció a Rodríguez Román ante el Ministerio Público por considerar que hay un caso penal.

La abogada de la familia considera que los hechos califican para denunciar penalmente al anestesiólogo.

Entre sus argumentos, refieren un testimonio del internista de El Pilar, quien señaló que el médico explicó lo sucedido: se le practicó a Valeria una anestesia general sin la autorización de los padres, explicó Juárez, abogada de la familia.

* Con informaciön de Roberto Caubilla

SIN COMENTARIOS